Malo Grablje, el pueblo abandonado por los Tudor

Por mas raras e insólitas que nos puedan parecer las tradiciones y costumbres, son justamente eso: tradiciones y costumbres. Pero pueden existir algunas que nuestras “anteojeras” a veces no nos dejan entender. Cuando fui a la Isla de Hvar en Croacia, durante su otoño de 2017, me encontré con muchas de ellas y así llegué a entender algunas cosas de mi familia materna: el uso de la lavanda, el jamón colgado, la ida sagrada a los cementerios el domingo por parte de mi abuela. el vino patero y algunas palabras del dialecto dálmata que aprendi con mi viaje pero que ya las había aprendido.

La Isla de Hvar, y no dicho por mi, sino por turistas, es una de las mas lindas de Croacia y con la mayor cantidad de días de sol en el año lo que permite el cultivo de la lavanda, una de las mejores del mundo. Armar un árbol genealógico de la isla de Hvar, terminás dándote cuenta que todos pero todos de algún modo somos parientes.

Decidí quedarme 4 días en la isla por razones obvias: la familia materna proviene de esa isla. El único momento que pare de recorrerla fue cuando tenia que dormir, pero durante los cuatro días recorrí no solo lo que quería ver sino “curiosidades” de los pequeños pueblos de la isla. Me enteré que Malo Grablje que significa en croata algo asi como “pequeño rastro” forma parte de un pueblo mas grande que se llama Velo Grablje es decir un “rastro grande” En realidad Velo Grablje queda arriba y Malo Grablje queda abajo de una montaña rocosa, porque la isla es rocosa además. Es verdad, ambos pueblos ahora son “rastros” de lo que alguna vez fue quizás algo mas grande cuando vivían del cultivo de la vid, del olivo y de la lavanda.

Pero me llamó la atención Malo Grablje ya que en su época de gloria, por llamarlo de algún modo, todos sus habitantes eran de apellido Tudor. Se dice pero no hay evidencia que alguien de la dinastía Tudor, un hijo no reconocido, naufragó y terminó en la Isla de Hvar se enamoró y formó el pueblo medieval. Verdad o mentira pero en el turismo estas cosas pegan. La historia de la villa data de fines de los 1500, donde mantiene el primer registro de un Tudor en el pueblo. Actualmente todos los Tudor de Croacia tienen sus orígenes en Malo Grablje.  Según un censo hacia el año 1960 la cantidad de habitantes eran de 120 aproximadamente, todos Tudor y las escrituras de las casas son Tudor.

La situación económica post-guerra no fue de las mejores y había que subsistir pero además la villa había sido afectada por la peste de la filoxera, o peste de la vid. A diferencia de otros pueblos dálmatas que la peste apareció a fines del S XIX, la villa no había sido afectada sino mucho después.  Muchos habitantes de preguerra ya habían migrado, pero otros quedaron. A mediados de 1960 todos los Tudor de la villa se van a Milna y abandonan el pueblo. Milna es una ciudad balnearia donde el turismo es la mayor fuente de ingresos. Cuando digo “se mudaron a Milna”, fue a 1.5 KM de Malo Grablje o sea en la misma Isla de Hvar. El pueblo quedo vacío, pero se llevaron y así parezca raro, sus muertos para enterrarlos en Milna. El cementerio vacío, con los pozos abiertos abandonados, ya que se sepulta en tierra y solo quedan algunas tumbas. ¿Por qué alguien haría algo así? Son las tradiciones y costumbres de los pueblos de isleños porque el cementerio que generalmente queda detrás de las iglesias, forman parte de las costumbres de respeto que se rinde hacia los muertos. No quisieron abandonar sus muertos y mucho menos sus tradiciones. Lamentablemente no pude acercarme al cementerio: comenzó la lluvia, de los 20 dias que estuve en Croacia, fue el único dia de lluvia y el pueblo no tiene caminos y subirme hasta el cementerio corría riesgo por la misma lluvia. Es lo que mas lamento.

Actualmente esta villa, abandonada, es ideal para fotógrafos y ver un poco como era una villa medieval ya que sus casas datan del siglo XVII en adelante. Obviamente el tiempo y abandono hizo sus estragos y aun los Tudor, que actualmente viven en Milna, con sus descendientes de descendientes, siguen siendo propietarios de las casas y no quieren venderlas. Las tradiciones o costumbres o pensar que dejar las tierras y casas a sus hijos, nietos, bisnietos y tataranietos, quizás venga algún multlimillonario y lo compre por fortunas. Ni ellos saben que fortuna pedir, quizás porque las tradiciones y costumbres no tienen precio.

Hace un par de años regresó un Tudor y puso un restaurant y en combinación con agencias de viajes, se organizan tours con almuerzos. El único Tudor que regreso fue Berti para abrir su restaurant Konoba Stori Komin. Sin electricidad, sin agua potable pero el restaurant tiene energía solar y recibe un camión cisterna con agua potable para su limpieza y demás que requiera. El tatarabuelo, bisabuelo, abuelo y padre de Berti y ahora él “siempre hemos estado en este lugar” y no lo abandono ni tampoco lo vendo. Todo lo que se come es cultivado por él, desde tomates, verduras y hasta cría animales, gallinas y pollos. “No tengo vacas para la leche porque acá el pasto no crece”  Berti es fiel a costumbres y tradiciones y charlando con el me comenta que parte de su familia migró a Argentina “eran de apellido Petric” según el me dice.  Yo también le comento que tengo Petric en mi árbol, de Stari Grad (queda a pocos KM de Malo Grablje) pero bueno al ser todos de la misma isla, vuelvo a lo que dije al principio “en esta isla somos todos parientes”.

Berti tiene un perro, no recuerdo el nombre y lo rescató al encontrarlo en una tumba vacía que se había caído y lo adoptó. ¿Será que formarán una nueva Arca de Noe? Indudablemente si es así, será con los Tudor nuevamente.

Malo Grablje, abandonado pero no olvidado. Y aun se mantiene una tradición:  cada primer domingo de Mayo y Octubre se celebra una misa donde están todos invitados.

Como llegar a Malo Grablje? Desde Split se llega via ferry al puerto de Stari Grad en la isla de Hvar. Para los que les gusta ir en bicicleta, Malo Grablje se encuentra dentro del circuito ciclista de la Isla de Hvar. Pero es muy común alquilar motos en la zona para moverse con mas facilidad. No hay transporte hasta Malo Grablje (recuerden que no tiene habitantes), ni tampoco dormir, pero también hay tours en temporada alta. La otra opción es quedarse en Hvar o en Milna, donde están los descendientes de los Tudor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Malo Grablje, el pueblo abandonado por los Tudor

  • el 24 Diciembre, 2017 a las 12:12 am
    Permalink

    Qué tal reencuentro con tu familia, qué bueno que pudiste llegar y saborear el lugar. Por cierto, se te extrañó mucho en la reunión de GV.

    Respuesta
    • el 24 Diciembre, 2017 a las 10:23 am
      Permalink

      Me encontre con la sobrina bisnieta de mi bisabuela pero no eran de éste pueblo sino otro que todavia no relate. Vi lo que posteaban sobre el encuentro de GV pero fue una fecha complicada para ir, fin de año para mi es de mucho trabajo. Una proxima será!

      Respuesta

Comments?

A %d blogueros les gusta esto: